Antes de resolver ENARM 2014

Está claro que a pesar de ser el sueño guajiro de cualquier pasante, en 4 días no caerá del cielo la solución. Sin embargo, si aún sigues navegando por la red en busca de apoyo… estas son mis recomendaciones:

  • Organízate: primero que nada debes de dividir lo que te falta por  revisar por millonésima vez (sé que ya tienes todo dominado, pero igual puedes dar una hojeada), de modo que hagas esto entre hoy domingo y el lunes. MARTES Y MIÉRCOLES EVITA INTRODUCIR MÁS INFORMACIÓN… resultará contraproducente.
  • Mentalízate: Es solo un examen. Sí, tal vez el más largo, pesado, tedioso, enredado… Pero es una etapa en la vida de un médico que solo se desea vivir una vez, y si se preparó bien, una vez es más que suficiente.
  • Panza llena corazón contento: en medicina se dedican alrededor de 6 años y medio para nutrir nuestro cerebro, y en algunos casos descuidamos el resto del cuerpo. Procura en estos días comer mucha proteína (Leche, quesos, humus, huevos, carne, embutidos…) y mucha agua; y EVITA que el estrés te haga caer en las garras de la comida chatarra. Eso sí, si tienes algún dulce predilecto, que comías mientras estudiabas, no dudes en comer un poco antes de iniciar el examen, será un ancla para que recuerdes.
  • Despierta: checa que hayas puesto varios despertadores para evitar contratiempos el gran día. Incluso puedes pedirle a alguien de confianza que te llame para asegurarse de que ya despertaste. No hay nada mejor que llegar a tiempo a la sede.
  • Recuerda: todo está en tu mente, lo has ido acumulando y cosechando a lo largo de la carrera. Por lo tanto ten fe que llegarás de alguna manera a la respuesta correcta. Lo primero que se te ocurra al terminar de leer la pregunta eso es, EVITA darle vueltas al asunto queriendo hacer el problema más complicado. Si no tienes idea puedes ir descartando las opciones hasta quedarte con dos. Y si de plano no, el tin marín nunca falla, eso es mejor que dejar una pregunta sin contestar.
  • Burn-out: llegará un punto de la jornada en el que ya no querrás continuar… Cierra los ojos un momento, imagina una pantalla blanca, inhala lo más profundo que puedas y exhala hasta quedarte solo con tu volumen residual. Después recuerda que será solo esta vez, ya empezaste tienes que terminarlo, y de que sirve hacer algo si no lo ibas a hacer bien desde un principio.
  • FESTEJA: sea cual sea el resultado al final del día te mereces hacer algo que incremente tu nivel de endorfinas y así tu cuerpo esté en equilibrio.

Quizás me contradiga con esto pero, si al final de todo tu esfuerzo y dedicación no logras “aprobar” el examen, recuerda que como cualquier prueba no es la manera más objetiva de medir conocimientos. Sí sabes, por eso has llegado tan lejos; y eres muy valiente y por eso decidiste presentar el nacional. El problema es el sistema, que los vientos soplaron hacia otro lado y que el universo no conspiró… en fin, esto no se acaba hasta que TÚ quieras, y gracias a Dios no hay límite de oportunidades para presentarlo. Tendrás un año más para cultivar tu sabiduría y habilidades.

Tu mundo se puede caer a pedazos un día, pero al día siguiente ya debes de empezar a construir de nuevo para poder estar listo, ya que la vida sigue y el tiempo no se detiene, pero tú si corres el riesgo de estancarte.

Mucha suerte y el más grande de los éxitos!

 

Comments are closed.